jueves, 25 de febrero de 2016

Potaje de garbanzos con espinacas y huevo flor

Recuerdo la primera vez que intenté hacer una fabada. Quise agilizar la receta y la cociné en la olla exprés. Para que me saliera un caldo espesito le puse el agua justa.
 
Cuando abrí la olla y vi todas las habichuelas pegadas al fondo, se me quitaron las ganas de preparar otra fabada en mi vida.
 
Desde entonces tengo un pequeño trauma y sólo como fabadas profesionales (en restaurante o de bote ;)
 
En cambio con los garbanzos no he tenido malas experiencias. De hecho, la receta que hoy os cuento me atrevo a decir que está garantizada 100%, vamos, que le sale bien a cualquiera.

Y lo mejor es que se puede hacer en 20 minutos. Sencilla, sabrosa y saludable, ¡Dieta mediterránea a tope!
 
POTAJE DE GARBANZOS
CON ESPINACAS Y HUEVO FLOR


Ingredientes para 2 personas:
 
1 bote de garbanzos cocidos (peso neto 500gr)
1 cucharada sopera de tomate frito
1 diente de ajo
1/2 cebolla
500ml de caldo de pollo
200gr de espinacas frescas
1 cucharadita de cominos molidos
1 cucharadita de Maizena
Sal
Aceite de oliva
 
Preparación (20 minutos):

Ponemos en la cazuela un chorrito de aceite de oliva, añadimos el ajo picado fino y la cebolla. Echamos una pizca de sal. Vamos dando vueltas para que se doren, con cuidado de que no se quemen.

 
 
Vertemos el caldo de pollo, medio litro para dos personas. Las dos marcas que más me gustan son el caldo Gallina Blanca Gourmet y el caldo Aneto.


Añadimos una cucharada sopera de tomate frito (yo uso marca Hida). Removemos y dejamos que vaya cociendo a fuego lento.

 
Troceamos un poco las espinacas frescas
 
 
Sacamos los garbanzos del bote y los enjuagamos bajo el grifo


Añadimos los garbanzos a la olla

 
Echamos también las espinacas 
 

Ponemos una cucharadita (tamaño café) de cominos molidos. Este toque es fundamental, le da al potaje mucho aroma y sabor. Además los cominos ayudan a mejorar la digestión y a aliviar los gases.

 

Para espesar ligeramente nuestro potaje exprés, podemos añadir una cucharadita de Maizena. La disolvemos en un vaso a parte con un poco del caldo, así evitamos que salgan grumos. Añadimos la mezcla a la olla.

Si no tienes Maizena, no pasa nada.

 
Mientras dejamos que el potaje cueza unos minutos a fuego medio, aprovechamos para preparar los huevos flor. Veréis qué fácil:
 
Cortamos una lámina generosa de papel film y la colocamos sobre el vaso, dándole forma para poder colocar el huevo en su interior.
 
Añadimos un chorrito de aceite de oliva.
 
Enrollamos el film y hacemos un nudo bien apretado para que el saquito quede completamente hermético.
 
Introducimos los huevos en agua hirviendo.
 

Después de 4 minutos exactos de cocción, sacamos los saquitos y cortamos el film con mucho cuidado. Ya tenemos listos nuestros huevos flor, con la clara cuajada y la yema líquida.
 
 
 
El potaje está listo en 10-15 minutos de cocción, porque los garbanzos son de bote y las verduras se cuecen enseguida.
 
Sin embargo, para que los sabores se integren bien está mucho más bueno si reposa unas horas.
 
Se puede preparar el potaje la noche anterior y los huevos al día siguiente, justo en el momento de servir.
 
Recuerda poner un poquito de sal sobre la yema del huevo.
 
 
 
Cuando sirvas este plato, se chuparán los dedos y pensarán que has estado horas en la cocina :))
 
Incluso si vives solo, puedes cocinar y guardar para otro día.
 
El potaje de garbanzos con espinacas o bacalao, es una receta muy típica en España por estas fechas de Cuaresma.
 
Probadla y me contáis ¿vale?



viernes, 15 de enero de 2016

¿Quieres que tus hijos coman COLIFLOR?

Me puedo imaginar que en muchas casas la coliflor no es bien recibida. Pobrecita, con todas la propiedades que tiene, pero huele mal, y eso no se le perdona.
 
Ya sabéis que nunca, bajo ningún concepto, debemos forzar a los niños a comer. Ni amenazarles, ni coaccionarles de ninguna manera. Os recuerdo los mandamientos de Julio Basulto, que se pueden resumir en:
 
Dar ejemplo y tener alimentos saludables a mano es el único "método" con base científica para conseguir que los niños acaben alimentándose de forma saludable.
 
Pero yo, como madre de dos criaturillas, sé que para nosotras no es fácil confiar en que el ejemplo dará sus frutos. A veces nos desesperamos y queremos resultados inmediatos.
 
En este sentido el camuflaje es una estrategia muy eficaz. 
 
Creo que he descubierto un truco infalible para que niños (o no tan niños) se coman la coliflor sin enterarse y siento el deber moral de compartirlo con todas las madres del mundo ;)
 
A mis hijos (2 y 5 años), como a la mayoría de niños, les encanta el arroz a la cubana. Arroz blanco, con salsa de tomate y huevo frito.

El arroz es blanco y la coliflor también... ¿Cómo no se me había ocurrido antes?
 
COLIFLOR CAMUFLADA EN ARROZ A LA CUBANA
 

Ingredientes (para 4 personas, 2 adultos y 2 niños):
 
250 gr de Arroz
1 Coliflor pequeña (utilizaremos sólo la parte externa)
4 Huevos
Tomate frito
2 ajos
Opcional: plátanos y longanizas
Agua, sal, aceite de oliva
 

Ponemos en una olla abundante agua a calentar. Cuando rompa a hervir añadimos la sal y el arroz blanco.
 

Cuando rompa a hervir nuevamente, bajamos el fuego y contamos 10 minutos.
 
Mientras se va cociendo el arroz, preparamos la coliflor. El truco está en rallar sólo la parte externa de la coliflor, cortándola con un cuchillo hasta conseguir un grano fino.
 
 
Si queda un poco grande, la repasamos con el cuchillo.


Cuando el arroz lleve 10 minutos de cocción, añadimos la coliflor a la olla y removemos.


El tiempo de cocción del arroz es de 15 minutos y la coliflor con 5 minutos estará hecha. Por tanto, una vez cumplidos los 5 minutos de cocción de la coliflor, lo retiramos del fuego todo a la vez.

Escurrimos el agua con la ayuda de un colador.
 

De esta manera conseguimos que la coliflor quede crujiente, con una textura muy similar a la del arroz. No se aprecia su sabor ni su olor. Queda perfectamente integrada y camuflada.

Yo tengo la costumbre de saltear el arroz blanco; así queda más suelto y un poquito más sabroso.
 
Ponemos en la sartén un poco de aceite con unos ajos machacados y cuando empiecen a dorarse, añadimos el arroz y damos unas vueltas.
 
 
En casa acompañamos el arroz a la cubana de longanizas, plátanos y huevos fritos.



 
 
Es un plato súper contundente, que te deja las baterías llenas al 100%.

No os olvidéis de comprar pan, que esta comida pide mucho. Y el tomate frito, si no es casero, os recomiendo que sea de calidad (marca Hida es mi preferido, lo encuentro muy natural).

A todos les encantó y se lo comieron enterito, así que he repetido la estrategia y sigue funcionando.
 
 

Aquí veis cómo Julia deja el plato de limpio, el decorado también ayuda ;)

Lo mejor es que el papi, que no es muy fan de la coliflor y además detesta que modifique las recetas, también me ha dado el visto bueno.

Os recomiendo empezar con una proporción discreta, por ejemplo 100gr de coliflor por 250gr de arroz.
 
Si triunfas, en la siguiente ocasión puedes ampliar la cantidad de coliflor hasta casi igualarla con el arroz (200gr de coliflor para 250gr de arroz).

Si se dan cuenta, yo creo que no merece la pena mentir. No vamos a exigirles que sean sinceros, si no lo somos nosotros con ellos.
 
Con el resto de la coliflor que no hemos utilizado, otra receta que aceptan bastante bien es la coliflor gratinada con bechamel.

De verdad que estoy deseando que lo probéis y me contéis qué tal os funciona este truquillo.



http://eepurl.com/NWwA1
 
 
 
http://www.sumergeteydisfruta.com/p/ninos.html
 

viernes, 11 de diciembre de 2015

Restaurante MACEL·LUM de Alejandro Platero, finalista de TOP CHEF 2015

Aprovechando la última edición de Valencia Cuina Oberta, el pasado mes de noviembre reservamos mesa en el restaurante de Alejandro Platero, finalista de Top Chef 2015.
 
El restaurante MACEL·LUM está en pleno centro de Valencia, cerca de la Plaça del Temple, calle Boix número 6.
 
El menú de medio día consistía en tres entrantes a compartir, un plato principal (a elegir entre dos arroces) y el postre.
 
Con el primer entrante nos quedamos sorprendidos, un tradicional hervido valenciano convertido en una pequeña obra de arte.
 
Bullit con arenque ahumado y aceite de hierbas


El chef utiliza la piel de la cebolla tierna, ligeramente cocida, como una cuchara sobre la que presentar la crema de bullit (hervido). Los trocitos de arenque ahumado y el aliño con aceite de hierbas le dan el contraste perfecto.
 
Caballa en salmuera con pistachos, limón y chicharrones


El pescado muy fino y los chicharrones crujientes hacen una agradable combinación mar y montaña. 
 
Menestra de verduras con jugo de callos
 
 
En esta menestra las verduras son sabrosas y cocinadas al dente. Me llamó la atención el calabacín cortado en forma de bolitas y la zanahoria baby. La salsa con sabor a callos era muy sutil y un poquito de grasa de jamón ibérico terminaba de completar el plato.
 
 Arroz de pelota de cocido con limón y canela
 

El arroz iba presentado directamente en una fuente de hierro, para que nos pudiéramos servir al gusto. El punto de cocción era perfecto y el sabor impresionante.

Un arroz muy original, con el gusto tradicional de una pelota de cocido pero con el punto atrevido de la canela y el limón, en su justa proporción.
 
 
 Tarta de manzana
 

Se trataba más bien de una deconstrucción de tarta de manzana, pues tenía los componentes de este clásico postre, presentados de una forma diferente. Sinceramente me supo a poco, me habría comido dos o tres como este ;)

El local tiene un encanto especial. Vigas de madera, ladrillo caravista y la estudiada iluminación crean un ambiente muy íntimo.
 




Alejandro Platero se define así mismo como un cocinero autodidacta. Es finalista de la 3ª edición de Top Chef y fue segundo clasificado como Cocinero Revelación en Madrid Fusión 2015.
 

Aquí lo vemos en el Mercado Central de Valencia junto con Alberto Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero, jurado de Top Chef 2015.

La base de su cocina son los productos de siempre. Su materia prima preferida es el pescado y como buen valenciano ejerce como tal, pero interpretando la cocina a su manera.

De martes a viernes se puede comer un menú a medio día por 25€ y el fin de semana por 29.50€. Ofrecen también dos opciones de menú degustación.

Os dejo el enlace a la web del restaurante y el teléfono:
601 387 278
963 913 815
 
Después de esta primera visita al restaurante Macel·lum nos hemos quedado con ganas de más, así que esperamos volver por allí y también ir a conocer el otro restaurante que Alejandro Platero tiene en Valencia, el Come y Calla.

Sólo me queda desear mucha suerte a Alejandro en la final de Top Chef, que se emitirá el próximo miércoles día 16. ¡Arriba la cocina mediterránea!
 
Si quieres estar informado de las mejores propuestas gastronómicas de la costa mediterránea, puedes suscribirte aquí ¡Es gratis!


martes, 1 de diciembre de 2015

Bizcocho de manzanas más rico que el mío

Adela es muy cumplida y no le gusta ir con las manos vacías cuando va de visita o le invitan a algún sitio.

Este bizcocho de manzanas es una de sus recetas habituales, lo prepara desde hace muchos años y os puedo garantizar que donde va, triunfa.
 
Adela es mi suegra y como ya os he contado en otras ocasiones tiene una mano extraordinaria para la repostería.

He de reconocer que a mí no me sale tan bueno como a ella, pero aún así, queda siempre riquísimo.
 
El otro día le regalé este bizcocho a mi amiga Lalu y les gustó tanto que quiso hacerlo, así que le pasé la receta. Lo más gracioso es que me confesó que no le había salido tan bueno como el mío.
 
Entonces, yo me pregunto...
 
¿Será que cuando preparamos una receta que previamente hemos probado hecha por otra persona, siempre pensamos que la suya está más buena?
 
Creo que el factor determinante es la experiencia. Si la receta es buena y está bien explicada, si sigues los pasos correctamente, tiene que salir a la primera.

Pero el dominio de una receta, sobre todo cuando es más compleja (por ejemplo una paella), ya sabemos que llega cuando la hemos practicado varias veces. 
 
Este bizcocho es bien sencillo y con lo clarito que os lo cuento, os sale rico seguro:
 
BIZCOCHO DE MANZANAS

 

Ingredientes:

120 g de mantequilla (a temperatura ambiente)

120 g de azúcar
2 huevos (talla L) separar las claras de las yemas

120 g de harina
2 cucharaditas de levadura Royal
2 o 3 manzanas Golden
azúcar glas
un pellizco de sal
hojas de menta (para adornar)

Proporciones para un molde pequeño, yo usé uno de 23cm de diámetro.

Trabajamos la mantequilla con el azúcar hasta que la preparación blanquee. Si la mantequilla está a temperatura ambiente se hace fácilmente.



Agregamos las yemas, mezclamos  y vertemos la harina mezclada con la levadura y tamizada (pasarla por un colador). Unimos bien todos los ingredientes.

Montamos las claras a punto de nieve firme con una pizca de sal.


 
Añadimos las claras a la mezcla anterior, progresivamente y con movimientos envolventes para que no se pierda la esponjosidad.

Pelamos y descorazonamos las manzanas. Las cortamos en láminas finas, de 0.5cm aproximadamente.  



Vertemos la masa en el molde, la extendemos y disponemos las manzanas alrededor incrustándolas en la mezcla.


Se pueden poner todas en paralelo o colocarlas de forma concéntrica, para que quede más resultona.


Cocinamos durante 30 minutos en horno precalentado a 210º.


Dejamos templar el bizcocho y lo desmoldamos.

Opcionalmente se puede espolvorear con azúcar glas y adornar con unas hojas de menta.

Es un bizcocho que para mi gusto queda en su punto justo de dulzor y con bastante sabor a mantequilla. Es ideal como merienda o también como postre, si lo servimos templado y acompañado de helado de vainilla.

¿Te animas a prepararlo?
 
Puede pasar lo siguiente:

1. Preparas el bizcocho e invitas a un amig@

2. Le pasas la receta y le animas a que lo haga

3. Seguro que te dice que el tuyo está más bueno que el suyo

¡Si esto ocurre nos lo cuentas! Se confirmará la leyenda de El bizcocho más rico que el mío :))

Y por último un AVISO IMPORTANTE, el próximo jueves día 3 de diciembre en la tienda de cocinas The Singular Kitchen (calle Cirilo Amorós nº12, Valencia) te espera un plan ideal:


Tienen preparadas una serie de actividades como: aprender a hacer un buen tartar de atún de la mano de Sushi Club, cocinar mousses y merengues con Mila Velis, descubrir trucos de cocina con Thermomix y muchas otras sorpresas:

¡¡VAN A SORTEAR UNA DE LAS COCINAS QUE TIENEN EN LA EXPOSICIÓN!!

Es gratis y puedes ganar una cocina nueva de Singular Kitchen, son dos buenas razones por las que acercarse a la tienda.

Yo me pasaré un ratito ¿Nos vemos allí?

domingo, 22 de noviembre de 2015

Receta para niños con kiwis Zespri: BALÓN DE NATA Y KIWIS

A los niños les encantan las cosas redondas y de colores vivos.
 
Piénsalo, les gustan las pelotas, los globos, las canicas...

Si les presentamos un postre como éste, tan vistoso, colorido y redondito, seguro que conseguimos llamar su atención.
 
BALÓN DE NATA Y KIWIS

 
 
El kiwi es una fruta muy interesante por su alto contenido en Vitamina C, además contiene actinidina, una enzima muy especial que facilita la digestión y no se encuentra en otra fruta. De hecho, el nombre biológico del kiwi es Actinidia Deliciosa.

Tiene mucha fibra, por lo que favorece el tránsito intestinal. Es fuente natural de ácido fólico y por supuesto tiene bajo aporte calórico.
 
Con todas estas propiedades ¿Cómo no vamos a ofrecérselos a nuestros niños?
 
Además tus hijos te pueden ayudar a preparar esta receta porque es muy sencilla, rápida y no necesita apenas elaboración.
 
INGREDIENTES (para 6 personas):
 
3 Kiwis Zespri Green
3 Kiwis Zespri SunGold
500ml de nata líquida para montar
4 cucharadas soperas de leche condensada
Bizcochos de soletilla (5 o 6 unidades)
Frambuesas, moras u otros frutos rojos

 
Comenzamos montando la nata líquida. Como son 500ml, necesitamos un recipiente que sea amplio o bien hacerlo en dos veces.

Para montar la nata líquida debe estar previamente fría, en la nevera.
 


Trabajamos la nata con las varillas eléctricas. Cuando esté casi montada, añadimos la leche condensada y continuamos batiendo.

Para mi gusto, con 4 cucharadas soperas es suficiente para endulzar 500ml de nata.


Una vez montada la nata, la ponemos en el congelador para que tome más consistencia.

Mientras, pelamos y cortamos los kiwis en rodajas.

Para la elaboración de esta receta he utilizado dos variedades de kiwi, el Kiwi Zespri Green y el Kiwi Zespri SunGold.

Así nuestro balón quedará más vistoso, combinando el color verde y el amarillo.

 
 
El kiwi amarillo, SunGold, tiene un delicioso sabor dulce con un toque tropical. Está exquisito y todavía contiene más vitamina C que el verde.

El kiwi SunGold lo podemos encontrar ahora en el mercado porque la temporada es de noviembre a enero.

Para las cantidades que os facilito, necesitamos un cuenco mediano. Yo utilicé uno de 20cm de diámetro y 10cm de alto.

Ponemos un poco de mantequilla por toda la superficie interior. Nuestros pequeños ayudantes disfrutarán pringándose un poquito.


Vamos colocando con cuidado trozos de kiwi por todas las paredes del bol, procurando que queden ordenados y alternando los colores.

 
 
Por cierto, ¿Sabías que el kiwi tuvo su origen en China y no en Nueva Zelanda, como todos pensamos?

Una vez forrado todo el molde con las rodajas de kiwis, añadimos la nata montada.



Por último colocamos los bizcochos de soletilla. Boca abajo y cubriendo el fondo.

 

Tapamos con papel film y lo metemos en el congelador.

Como mínimo necesita 3 o 4 horas de congelador. Podemos tenerlo mucho más tiempo congelado, y el día que lo vayamos a consumir ponerlo en la nevera unas horas antes para que no esté tan duro.

Lo ideal es degustarlo muy frío, pero no completamente congelado. El tiempo de descongelación dependerá de la temperatura ambiente.

Lo desmoldamos en el momento de servir, damos la vuelta al cuenco, movemos suavemente y si es necesario aplicamos un poco de calor con un trapo mojado en agua caliente.


Servimos nuestro espectacular postre rodeado con frambuesas, moras u otros frutos rojos, que aportarán más colorido y vitaminas.

Visto desde arriba, todavía parece más un verdadero balón.


Mi hijo Lucas (2 años) cuando lo ha visto ha dicho: ¡ALAAAA! Quero probaaar

Y después de hacer la cata, ha dado su veredicto: Magustaaaooo

De verdad, animaros a probarlo, que os va a encantar.

La suavidad de la nata, en combinación con el kiwi y los frutos rojos es una mezcla deliciosa.

Mejor si os sacrificáis y os lo coméis todo ;) porque no se debe volver a congelar.

Si todavía no la conoces, te invito a visitar la sección del blog dedicada a la alimentación infantil.

http://www.sumergeteydisfruta.com/p/ninos.html

Podrás ver muchas más ideas, cuentos y recetas para fomentar el consumo de frutas y verduras en los más pequeños.

http://eepurl.com/NWwA1