martes, 5 de abril de 2011

Saquitos de habas con jamón y otras posibilidades de la pasta Brick

La comida entra por los ojos y en muchas ocasiones la presentación nos garantiza el éxito de un plato.
La pasta brick, en este sentido, nos puede dar mucho juego en la cocina. Seguro la habéis visto en diferentes formatos (saquitos, triángulos, rollitos, cestas, cigarrillos...) y con rellenos de lo más variado.

Es tan versátil que podrá acompañarnos desde el aperitivo hasta el postre, ya que admite rellenarse tanto con ingredientes dulces como salados. Le dará un aire festivo a la receta más sencilla, como esta humilde guarnición que hoy os presento:

SAQUITOS DE HABAS CON JAMÓN




Ingredientes (para 4 personas):

4 láminas de pasta Brick y vuestro relleno preferido, en este caso:

1 bote de habitas baby (como diría Justin Bieber: baby, baby, baby, oooohhhh)

1 paquete de Hilos de jamón Espuña

1 cebolla

Aceite de oliva

Para enrollar los saquitos: brotes de cebollino

La pasta brick es originaria del norte de África. No está a la venta en todos los supermercados, pero sí en grandes superficies, yo la compro normalmente en El Corte Inglés, en la sección de refrigerados.

Es facilísima de trabajar, hasta los niños pueden colaborar en la cocina. Sin embargo, tendremos que tener en cuenta una serie de aspectos:
Lo ideal es que el relleno sea más bien seco, esto es, que no tenga caldo. Si es necesario, podemos reforzar la base con otra lámina, para que no se rompa.

Podemos pegar varias hojas utilizando por ejemplo clara de huevo batida o con mantequilla si necesitamos darle más consistencia a nuestro montaje.

Los saquitos pueden atarse con hilo de cocina, brotes de cebollino, tallos finos de perejil o incluso con espaguetis cocidos!

Son tan finas, que se secan enseguida. Os recomiendo preparar primero el relleno antes de abrir el paquete de hojas brick. En caso de no gastar todo el paquete, cerrar bien la bolsa con una pinza y guardarlo en la nevera. Cuando vayáis a utilizarlas, si se han secado, pueden rehumedecerse entre dos paños húmedos.

Vamos allá con la preparación de los saquitos. En primer lugar sofreímos en una sartén con muy poquito aceite una cebolla. Cuando la cebolla esté transparente añadimos los hilos de jamón.





Seguidamente, escurrimos las habitas baby y las salteamos en la sartén junto con el jamón. Yo no tenía habitas baby y utilicé habas normales que venían congeladas y tuve que cocer previamente. (Como tenían la piel muy gruesa, se la quité una vez cocidas).


Separamos una lámina de pasta brick y en el centro ponemos un poquito de habas con jamón.




Formamos una bolsita con la pasta brick y anudamos nuestro primer saquito con cebollino. Si no tenéis cebollino podéis usar tallos de perejil, pero es fácil que se quiebre, utilizad los más finos.




Sobre una bandeja de horno con papel vegetal, colocamos los saquitos.




Si el horno está caliente, con 5 minutos a 180ºC será suficiente para que se doren y la pasta quede crujiente.
 
Esta idea me parece adecuada para acompañar un plato de carne o pescado, y así presentar la guarnición de un modo más original y atractivo. Con la sorpresa del saquito, quizás hasta podamos conseguir que algún niño reacio se anime a probar las verduras.





Los hilos de jamón que he utilizado para esta receta, son un producto de EMBUTIDOS ESPUÑA.
 
Han tenido la gentileza de enviarme unas muestras de su jamón serrano y chorizo en diferentes formatos. El jamón me ha encantado porque no está nada salado, pero tiene mucho sabor. Y la idea de presentar sus embutidos en hilos, me parece muy práctica a la hora de cocinar.
 


Embutidos Espuña es una gran empresa alimentaria, que nació en 1947 en Olot, Girona. La producción se distribuye actualmente entre Olot, Utrillas y Argentina.

 
Las exportaciones suponen casi un 25% de la facturación total de la empresa. Espuña lleva nuestro jamón serrano principalmente a Francia, a otros países europeos e incluso a Japón.
 



Cuando escucho en las noticias que cada vez exportamos más jamón serrano y que países como EEUU o China van a consumirlo, pienso ¡Nooo! ¡Que se nos acaba! Es que me gusta tanto, que me puede la avaricia ;-)


Para terminar, os dejo otra sugerencia de utilización de la pasta brick en el postre.

 
Cortamos la lámina por la mitad y colocamos las dos partes sobre un molde de magdalenas, formando una cesta. Presionamos bien para que la pasta se fije al fondo del molde y horneamos 5 minutos, hasta que se dore.






Rellenamos las cestas con nata montada azucarada



Y terminamos con nuestras frutas preferidas cortadas en trocitos. ¿Véis qué postre más fácil y resultón?
 




En esta ocasión no he preparado versión para imprimir, ya que más que una receta, hoy simplemente os quería enseñar algunas posibilidades de la pasta brick.

 
Ciao!

Gloria.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Hola!!
Veo que tu también te has animado a hacer los saquitos de pasta brik.
Yo la uso mucho y la pasta filo también, en casa gusta bastante, tanto para dulce como para salado, ya que da mucho juego.

Este es un buen relleno.

Un saludo.

Gloria P. dijo...

Hola Isabel!
Sí, hace tiempo que tenía esta receta preparada para publicar y cuando vi tus saquitos pensé ¡qué casualidad!
Pero los rellenos no tienen nada que ver, los tuyos con salmón y verduras tienen que estar de vicio.
Gracias por seguirme!
Besos,
Gloria

José Antonio dijo...

Me ha gustado mucho el post, sencillo pero muy interesante y, sobre todo, resultón!!

Saludos.