miércoles, 24 de marzo de 2010

Magdalenas caseras

Quién puede resistirse a unas magdalenas caseras? Este dulce típico ha sido y es protagonista de muchos desayunos y meriendas. Pueden comerse solas, acompañadas con chocolate o haciendo inmersión en un vaso de leche caliente... uuummm!!! Son una deliciosa manera de empezar el día.


El origen de las magdalenas es francés. Hay fuentes que señalan que las magdalenas se remontarían a la época de los peregrinajes a Santiago de Compostela. Una joven llamada Magdalena habría servido a los peregrinos unos pastelitos en forma de concha, símbolo de este peregrinaje. Las "magdalenas" se habrían extendido a lo largo de los Caminos de Santiago, lo que explicaría su tradicional implantación en España.
 


Esta receta me la ha dado mi suegra, que es una excelente repostera; pero el autor es Vicente, un amigo suyo de Crevillente, que nos pasa recetas muy interesantes.

Aunque nos preocupe cuidar la dieta, pensad que este tipo de repostería casera está exento de las grasas nocivas que aporta la bollería industrial. Y los ingredientes son muy naturales:

4 Huevos
Ralladura de 1/2 limón (si es pequeño, la ralladura de uno)
250 gr de azúcar
225 ml de aceite de oliva suave
75 ml de leche
1 chorrito de Coñac
300 gr harina
1/4 de sobre de levadura Royal
2 sobres de gasificante para reposteria (2 parejas)
 
La preparación es sencillísima. Necesitamos un cuenco o recipiente bien grande donde mezclar todos los ingredientes. Comenzamos rallando el limón. Añadimos los 4 huevos, los batimos junto con la ralladura de limón y echamos el azúcar.
 

Vertemos el aceite y removemos. A continuación añadimos la leche y el chorrito de Coñac. Por último echamos la harina, la levadura y los sobres de gasificante de reposteria.



Mezclamos bien hasta que se la harina se absorba por completo y no queden grumos. Yo lo hago con la varilla manual, pero también puede hacerse con la eléctrica (minipimer).

Dejamos reposar la mezcla unos minutos y mientras preparamos los moldes para las magdalenas. Pueden ser metalicos o de silicona. Con las cantidades que os he puesto salen unas 12 magdalenas.


Los moldes se forran con papel vegetal de horno. Yo utilicé en total 3 hojas, dividiéndolas en 4 partes cada una hacen un total de 12 trocitos que son los que necesitamos. Los presionamos bien contra los bordes de cada molde para que no se muevan.




Rellenamos los moldes con la masa, sin llegar al borde, como veis en la fotografía.




Por último espolvoreamos con azúcar las futuras magdalenas y ¡al horno! (importante que esté precalentado, como siempre en repostería)






Después de unos 25 minutos a 170º-180º, nuestras magdalenas tendrán esta pinta tan estupenda...



¿A que parecen compradas? No me digáis que no os dan ganas de correr a la cocina a prepararlas... Además se conservan muy bien durante varios días sin ponerse duras.
 
Bueno, pues esto es todo amigos. No quiero despedirme sin agradeceros vuestra fidelidad, vuestras visitas, vuestros comentarios... Mil gracias, de verdad. Me hace mucha ilusión haber superado las 10.000 visitas y eso que últimamente ando perezosa para publicar.
 
Cuidaros mucho y comed bien!
 
Besos!
 
Gloria.

4 comentarios:

três dijo...

¡¡¡Gracias a ti por las recetas que nunca defraudan!!!

Me aptc muchísimo ponerme a hacer las magdalenas este puente, tienen una pinta...

Por cierto, Diana dice que los flamenquines están para chuparse los dedos, tiene al novio encantado con tu blog.

Bueno, muchos besos

Mar

três dijo...

¡¡¡Gracias a ti por las recetas que nunca defraudan!!!

Me aptc muchísimo ponerme a hacer las magdalenas este puente, tienen una pinta...

Por cierto, Diana dice que los flamenquines están para chuparse los dedos, tiene al novio encantado con tu blog.

Bueno, muchos besos

Mar

Zepequeña dijo...

Que pinta!!!

Zepequeña.

De todo y nada dijo...

Creo que esta va a ser el próximo, jeje!




Allanita