domingo, 13 de diciembre de 2009

Cocido clásico

El frio ya nos ha llegado y en esta época lo que más apetece son comidas de cuchara, como un sencillo cocido, con su sopa, su carne, sus verduritas, sus garbanzos bien tiernos...

Si perteneces al grupo de los que se han independizado y echas de menos este tipo de cocina que tu madre preparaba a fuego lento, verás qué sencillo es conseguir el mismo resultado en 15 minutos con una olla express.


 
En cada región de España se prepara el cocido con un toque diferente. Yo os voy a explicar el que se ha preparado en mi casa toda la vida, que es el más habitual en esta zona.
Ingredientes (para 4 personas):

Verduras: 1 nabo, 1 chirivia, 1 rama de apio, 4 zanahorias, 1 puerro, 4 patatas medianas



Carne: 1 muslo de gallina, 4 jamoncitos de pollo, ternera para guisar (2 trozos), 1 hueso de tuétano, 1 hueso de rodilla. Puede ponerse un trocito de tocino y/o chorizo, pero yo procuro evitar las grasas. Un hueso de jamón también puede darle un puntito muy sabroso.


En los supermercados venden bandejas preparadas con la verduras necesarias para el cocido y lo mismo con las carnes, a mí me gusta seleccionar las piezas por separado.

Para el cocido además necesitamos:

Garbanzos (poner en remojo 12 horas antes)

Colorante alimentario (1 sobrecito)

Fideos (yo los prefiero finos, del número 0)

Azafrán, sal, 1 pastilla de caldo concentrado (Avecrem o similar)

Comenzamos poniendo la carne en una olla grande y cubriéndola con agua (sólo cubrirla, no llenar la olla entera, pues nos quedaría soso).




Ponemos la olla al fuego y espumamos el caldo. Espumar significa retirar los restos que aparecen cuando comienza a hervir la caldo y que pueden enturbiarlo.


Seguidamente añadimos el resto de ingredientes: todas las verduras limpias, la sal (una cucharadita), el colorante, el avecrem, el azafrán y los garbanzos. Los garbanzos pueden colocarse en el interior de una cesta o redecilla para tenerlos controlados (yo no tengo y los dejo sueltos por la olla).

Cerramos la tapa de la olla express y cocemos 15 minutos a fuego medio. Los 15 minutos se empiezan a contar desde que la olla ha alcanzado la presión adecuada (según el modelo de la olla, sube el segundo anillo o la válvula da vueltas).

 
Una vez terminada la cocción y cuando sea posible abrir la olla, colamos el caldo y lo ponemos en un recipiente grande. Es recomendable desgrasar el caldo, la sopa no perderá sabor y nuestras venas nos lo agradecerán ;-)

Cuando el caldo esté a temperatura ambiente lo metemos en la nevera y pasado un rato, cuando se enfrie, observaremos que la grasa se puede separar perfectamente del resto del caldo, ya que se solidifica en la superficie.


 
Preparar la sopa es bien sencillo: calentamos el caldo en un cazo hasta que llegue a ebullición y entonces echamos los fideos, en 4 minutos están listos... Uuuummmm!!!



La proporción de caldo y fideos, depende de los gustos de cada uno (hay quien la prefiere espesa, otros más ligera). Yo suelo poner dos puñaditos de fideos por persona y el caldo puede medirse con el propio plato hondo.

El cocido se compone de dos platos: de primero una sopa de fideos y de segundo un plato con la carne, las verduras y los garbanzos.



El muslo de gallina lo podemos aprovechar para preparar unas deliciosas croquetas caseras, que ya os presenté en el mes de abril.

Tengo una asignatura pendiente que es aprender a preparar las "pelotas" o "relleno" para el cocido. Para los que no conozcan esta delicia (tengo lectores de Argentina ¡qué honor!) os diré que es algo similar a una albóndiga gigante, que se sirve con el caldo (en lugar de los fideos). 
El cocido con pelotas es habitual comerlo el dia de Navidad, 25 de diciembre. Como este dia siempre lo paso en familia y no soy yo la cocinera, pues aún no sé hacerlas... pero les tengo ganas.

Bss!

Gloria.

1 comentario:

icervantes dijo...

Qué buena pinta tiene todooooo, Gloria!!!