jueves, 11 de junio de 2015

Un gazpacho gourmet para sorprender a tus invitados: GAZPACHO DE FRESAS

Cuando me dijeron que el restaurante Mar de Avellanas (Calle Avellanas nº 9, Valencia) organizaba un curso de cocina creativa, no dudé en apuntarme.

Me encanta comer en este restaurante, tiene una cocina de mucho nivel a precios asequibles. Yo estaba entusiasmada, sólo de pensar que podría aprender a preparar algunos de los platos que allí ofrecen.
 
El curso tuvo lugar el pasado mes de mayo, un lunes por la tarde, en la escuela de cocina Innóvate ya (Calle Murillo nº12, Valencia).
 
Desde las 17h hasta las 21h (y pico) de la noche, Nacho Yuste y José Vicente Expósito, chefs del restaurante Mar de Avellanas, se encargaron de mostrarnos la elaboración de cinco platos. A cada cual más delicioso.

Uno de los platos que aprendí en el curso fue este 
 
GAZPACHO DE FRESAS


Os aseguro que es el gazpacho más espectacular que he probado nunca. Pienso que es un plato ideal para sorprender a los invitados, un gazpacho gourmet, para deleitar a los paladares más sibaritas.
 
La fresa queda en un segundo plano, está presente, pero de forma sutil. El contraste con las bolitas de queso de cabra y la combinación con la anchoa, todavía potencia más el sabor refrescante de este original gazpacho.
 
INGREDIENTES para 3-4 raciones:

Fresas 175gr
Tomates de pera 400gr
Pepino 75gr
Pimiento rojo 75gr
Cebolla encurtida 20gr
Pan 30gr (unas dos rebanadas, sin corteza)
Agua 120 gr
Zumo de naranja 50gr
Aceite de oliva, 4 cucharadas soperas
Mayonesa, 1 cucharada sopera
Sal
Pimienta
 
Queso de cabra (de rulo)
Anchoas
Hojaldre (una lámina, congelado)
 
Comenzamos cortando unas láminas de hojaldre, sobre las que presentaremos la anchoa. Hacemos varias tiras de unos 2-3cm de ancho y 8-10cm de largo aproximadamente, según el tamaño de la anchoa. El hojaldre se corta mejor si está congelado.


Disponemos las tiras sobre papel de hornear y las cubrimos con peso (yo usé una fuente de horno), para que el hojaldre no suba durante la cocción.
 
El horno debe estar precalentado a unos 175º y el hojaldre tardará en hacerse unos 15 minutos a esta temperatura.


Hay que llevar cuidado e ir vigilando el horno para que no se pasen de cocción. Cuando comienzan a estar doradas, ya se pueden retirar. Dejamos que se enfríen.

 
Una vez limpias las verduras, se trituran junto a todos los ingredientes, excepto el aceite, la mayonesa y la sal, que se añaden al final. 
 
Si tenéis un robot de cocina, se puede hacer cómodamente. Si no, como es mi caso, podéis utilizar la batidora convencional y os quedará igual de estupendo.
 
Trituramos el tomate junto con las fresas, el pepino, el pimiento rojo, el agua, la cebolla encurtida, el zumo de naranja y el pan. Batimos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.
 
 
En el restaurante preparan su propia cebolla encurtida, que es mucho más suave que la comprada. Utilizan cebolla tierna macerada con agua, azúcar, vinagre y sal.
 
Yo, como no suelo tener cebolla encurtida, le pongo en su lugar un poquito de vinagre.
 
Para conseguir una textura fina, pasamos el gazpacho por un chino (colador cónico) o un pasapurés.

 
En el curso aprendí un truco que me encanta aplicar desde entonces. Si metes la batidora dentro del chino y le das un poquito de caña, en unos segundos tienes colada toda la mezcla. 
 

 
La verdad es que al pasar el gazpacho por el chino vamos a conseguir una textura mucho más agradable, pero nos dejamos en el colador gran parte de la fibra. Con una cuchara presionamos los restos que quedan al fondo del colador, para aprovechar bien todo el jugo.

 
 
Por último se añaden las 4 cucharadas de aceite de oliva, una pizca de sal, un poquito de pimienta...
 
 
Y una cucharada sopera de mayonesa. Emulsionamos la mezcla con ayuda de la batidora, hasta que quede completamente uniforme.
 


En un recipiente hermético, dejamos que el gazpacho se enfríe en la nevera, por lo menos durante un par de horas.

En el momento de emplatar, preparamos unos daditos de fresa y unas bolitas de queso de cabra.
Se hacen modelando un poquito de queso de cabra (de rulo), retiramos la corteza y con las manos le damos forma de pequeñas bolitas.
 

Sobre la lámina de hojaldre ponemos una anchoa y la apoyamos en el plato, como se aprecia en la imagen

 
Delante de nuestros invitados, podemos servir el gazpacho con una jarra, para que sea más bonita la puesta en escena.
 
 
En el Restaurante Mar de Avellanas lo presentan así, con brotes y pétalos que todavía hacen más llamativo el plato.
 
 
 
Otro de los platos que aprendí en el curso y también me encantó fue una VIEIRA CON TOFEE DE AJO, CREMOSO DE GUISANTES Y AIRE DE LEMONGRAS. Pero este todavía no lo he practicado ;)
 

 
Si queréis asistir a uno de estos cursos de COCINA CREATIVA que  imparten los cocineros del Restaurante Mar de Avellanas, estad atentos a su web, porque este ha sido el primero, pero próximamente habrán más.
 
Aviso, los alumnos no participan en la elaboración de los platos, son los cocineros los que van haciendo las múltiples preparaciones. La cantidad y la complejidad de las técnicas que utilizan, no permiten hacerlo de otro modo.
 
En cualquier caso, te irás de allí con una gran cantidad de ideas y con muchas ganas de ponerlas en práctica. ¿Qué os parece esta MILHOJA DE FOIE y JAMÓN IBÉRICO?
 
 
Cada vez soy más consciente de que lo mejor de saber cocinar es que puedes hacer disfrutar a los demás.
 
Hace un par de semanas había preparado este gazpacho de fresas para invitar a cenar a unos amigos. Primero habíamos quedado todos juntos para ir al parque con los niños.
 
Me dejé el gazpacho en la nevera y una ensaladilla rusa. Todo listo para llegar, poner la mesa y disfrutar de una agradable velada.
 
Pero mi hija Julia (4 años) se cayó al subir a un tobogán y se hizo daño en el codo. Como no lo podía mover, me fui con ella corriendo al Hospital La Fe.
 
Resultó tener una fractura en el codo y esa misma noche tuvieron que intervenirla quirúrgicamente. A Dios gracias todo salió bien y ha quedado en un susto, más 40 días de escayola.
 
Esa noche Lalu y Ángel no pudieron disfrutar del gazpacho de fresas. Mi marido les preparó un tupper para llevar, pero con el disgusto se les quitó el hambre. 
 
Días más tarde me llegó este whatsapp:
 
 

Con esto está todo dicho ;)
 
Y por último muchas gracias a todo el equipo de Mar de Avellanas por enseñarme a preparar estos extraordinarios platos.
 
Besos,
 
Gloria.

2 comentarios:

Maria Luisa Merchán dijo...

Queda dicho, el gazpacho espectacular, pero tu más!!! 😘

Gloria Pomares dijo...

¡Muchas gracias guapa! Os debo uno en condiciones ;)