miércoles, 26 de febrero de 2014

Pasta fresca, la receta que ingresó dos veces en un hospital


Érase una vez una enfermera tan alta y tan guapa, que podría haber sido modelo. 

Pero no, esta chica tenía clara vocación sanitaria, era feliz cuidando a sus pacientes y haciendo que su estancia en el hospital fuera lo más agradable posible.


Uno de los gajes del oficio de enfermera era el trabajo por turnos: mañanas, tardes y noches que se iban alternando a lo largo del mes.

A veces no sabía en qué día vivía, o si era de día o de noche. Y por ejemplo un miércoles cualquiera se encontraba con un día libre, mientras la gente de su alrededor trabajaba. 


Entonces se preguntaba ¿y ahora qué hago?
Como le encantaba cocinar, pensaba que ese era el día ideal para pasarlo entre fogones.

Una noche de trabajo, cuando eran las tres de la madrugada y todos los enfermos dormían, estaba hojeando la revista que un paciente había dejado en la habitación tras irse de alta, y encontró una receta de pasta fresca casera.

Pensó que era una idea estupenda para entretenerse uno de esos días libres solitarios, así que se llevó a casa la revista.
No tenía máquina de hacer pasta, pero casualmente los Reyes Magos le trajeron una por Navidad.

Le faltó tiempo para estrenar su nuevo "juguetito" y preparó la pasta fresca siguiendo la receta que explicaba la revista.

Preparó bastante cantidad, con la idea de poderse llevar un tupper al trabajo para comer al día siguiente en el hospital, pues le tocaba doblar turno.

Y colorín colorado, esta es la historia de cómo una receta de "Tagliatelle al pesto" se fue de alta y a los pocos días volvió a ingresar en el hospital ;)


Ingredientes:

100 gr. de harina normal por persona
1 huevo por persona
1 cucharada de aceite de oliva, cada dos personas


Mezclar los ingredientes y amasar hasta obtener una masa lisa, trabajar la masa unos 10 minutos mínimo.


Envolver la masa en papel film y dejar reposar una hora en la nevera.

Estirar la masa pasándola por la máquina, previamente enharinada.


Estirar y doblar como formando un libro, unas 4 ó 5 veces.


Estirar con la máquina progresivamente.

Dividir la masa para manejarla mejor. La enharinamos cada vez que se estira.

Hacer los tallarines con la máquina y un poco de gracia ;)


Colgar los tagliatelle en una cuerda o percha, para que no se peguen.


No importa cuanto tiempo estén colgados. Si se secan, se hierve más tiempo y ya está.

Cocer en abundante agua salada durante unos pocos minutos, ir probando hasta que esté al punto.


Podemos acompañar esta deliciosa pasta fresca con un pesto casero:

Nuestra enfermera lo hace a ojo, en un mortero machaca un diente de ajo pelado, un puñado de albahaca fresca, una pizca de sal, aceite de oliva virgen extra, unos piñones y parmesano rallado.


¡Uuummm... QUÉ AROMA!

 

Mi amiga Chari, Rosario Martinez Cañizares, es la enfermera de esta HISTORIA REAL con RECETA GENIAL

Efectivamente trabaja en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, en Murcia. Además estudió nutrición, está estudiando psicología y en sus ratos libres disfruta cocinando. Tiene una gracia especial para preparar cualquier plato... ¡sus bizcochos son el deleite de amigos y familiares!

Hoy es especialmente protagonista porque cumple ¡30 años! 
 ¡Muchas felicidades! 
Seguro que este año viene cargado de cosas buenas, igual de ricas que esta receta que has compartido con nosotros. ¡Muchas gracias!
  
Besos,

Gloria.

 ¿Te ha gustado esta historia?

Suscríbete y así podrás leer cada nueva historia real y receta genial en tu correo electrónico.

¡No te pierdas la siguiente receta con historia!

Suscríbete  AQUÍ


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Gloria.preciosa historia. No se si llorar recordando la riquisima pasta fresca, lo deliciosos bizcochos de Chari, o por lo orgullosa q estoy de la enfermera, nutricionista, psicologa y cocinera, q además es mi hermana pequeña y hoy cumple 30 añazos! Felicidades a las dos por ser dos mujeres de bandera. Besotes. Vera

Anónimo dijo...

Gracias!! Que detallazo!! Ahora tenéis que probarla! Veréis que diferencia! Nosotros estamos enganchadísimos! Un abrazo!

Anónimo dijo...

Gracias Verita! No me hagas estrenar la década llorando, eh? Por cierto se me olvidó firmar el anterior comentario... Sera la edad? Jeje. Besos.
La homenajeada.

Anónimo dijo...

Gracias Verita! No me hagas estrenar la década llorando eh? Por cierto se me olvidó firmar el comentario anterior...será la edad? Jejeje. Besitos.
La homenajeada.

Gloria Pomares dijo...

Qué bonito ese amor de hermanas! Gracias a las dos!
Besos,
Gloria.