jueves, 15 de mayo de 2014

CUENTO SUCULENTO para que los niños coman fruta en lugar de "chuches"

A Magdalena no le preocupaba que su hija comiera alguna golosina de forma esporádica, pero últimamente Carlota traía a casa muchas chuches... ¡cada dos por tres tenía cumpleaños!

Pensó que sería muy bueno sustituir las chuches por algo más saludable, por ejemplo frutos secos. La verdad es que los orejones tenían una forma, color y sabor muy parecidos a las gominolas. 



Como Carlota normalmente rechazaba los alimentos desconocidos, para presentarle los orejones de forma atractiva, Magdalena le contó a su hija uno de sus Cuentos Suculentos.

http://www.sumergeteydisfruta.com/2014/05/la-familia-perezgil-nos-ensena.html


El día que "Orejones" conquistó 
a la más guapa de la clase

Érase una vez un niño que tenía las orejas muy grandes. Sus compañeros de clase se reían de él, pero realmente no le importaba demasiado. Su mamá le había explicado que las personas que se ríen de los defectos de los demás no son muy inteligentes. Nadie es perfecto.

Aquél día hacía un calor sofocante. Felipe salía al patio cuando un grupo de niños se le quedó mirando. Borja, el graciosillo, dijo:
- ¡Uff! ¡Qué calor! Tú, "Orejones" ¿por qué no nos abanicas con tus orejas?
Todos le rieron la gracia, pero Felipe pensó que era mejor no contestar, y se fue a jugar él solito, al otro lado del patio.

Después del recreo, en clase de Ciencias Naturales, la profesora Rosa explicaba a los alumnos:
- Hoy vamos a hablar de las frutas de temporada, ¿alguien sabe decirme cuáles son las frutas que podemos encontrar en verano?
- ¡Melocotón!
- Muy bien, Ramón.
- ¡Sandía!
- Correcto, María.
- ¡Cereza!
- Perfecto, Teresa.
- ¡Albaricoque! -dijo Roque-
- Sí, por cierto niños, ¿sabéis cómo se llaman los albaricoques secos?

(Silencio en la sala)

- Se llaman orejones, explicó la profesora.
Ja, jaaaa, jaaaa... La clase entera rompió a carcajadas y Felipe se sonrojó de repente.
- No sé qué es lo que tiene tanta gracia. Seguramente no los habréis probado nunca y están riquísimos ¡Saben a gominolas!
Mañana voy a traer como premio para los que mejor se porten una bolsita de orejones.

Al día siguiente los alumnos estaban en clase muy callados y obedientes, pues ansiaban ganar ese premio tan original que tenía el sabor de una "chuche".

Finalmente la maestra decidió repartir la bolsa de orejones para que todos los niños pudieran probarlos.

El éxito fue total y absoluto ¡estaban deliciosos!

Cuando llegó la hora del recreo, Felipe pasó por delante de Teresa y ella le dijo:
-¡Qué bueno estás "Orejones"!

Orejones se sonrojó nuevamente, pero esta vez no se fue a jugar solito... ¡Se quedó con Teresa, que era la más guapa de la clase! ;)

Y colorín colorado, así fue como estos niños aprendieron a respetar a sus compañeros y descubrieron que los orejones eran unas exquisitas gominolas naturales.

 ********

Después de contarle el cuento de "Orejones" a Carlota le entró mucha curiosidad por probarlos y efectivamente ¡le encantaron!

A veces se los comía solos y otras veces madre e hija preparaban juntas esta merienda tan rica y nutritiva:

YOGUR GRIEGO CON FRUTOS SECOS


Trocear unos orejones, picar las nueces o avellanas. 


Mezclar los frutos secos con el yogur griego y ¡Disfrutar de una merienda deliciosa!


Según el científico Joan Sabaté, las nueces son el fruto seco que mejor se complementa con la dieta mediterránea, al ser rico en ácidos grasos poliinsaturados u omega 3.

Comer regularmente frutos secos (30gr al día es la cantidad recomendada) disminuye drásticamente el riesgo de sufrir infarto de miocardio.

Los orejones, tienen mucha vitamina A y son una importante fuente de fibra. ¡Utilízalos contra el estreñimiento!

Recuerda que los frutos secos son muy recomendables, consumidos con moderación.
Inventa tus propios "toppings" naturales, añádelos a los yogures, helados o ensaladas.
Diviértete preparándolos con tus hijos.
  Cuéntales este cuento o haz tu propia versión.
Juega, igual que hacía Magdalena, a comerte los "orejones" de tus hijos (y viceversa ;)
Y sobre todo enséñales a disfrutar de la comida saludable, porque los hábitos que adquieran ahora les acompañarán probablemente para toda la vida.

http://eepurl.com/NWwA1

4 comentarios:

três dijo...

jajajaja qué geniales sois!!! Y q buenas ideas nos das en esta sección para enseñar a comer bien a los peques de la casa. La verdad es que a nosotras los frutos secos nos apasionan, así que ese yogur lo probaremos. Bss!

muchochupchup dijo...

mmmm!! qué rico todo!! yo frutos secos como poquitos porque al estar a dieta tengo que controlarlos! Lo que sí me vuelven loca son los orejones, las pasas, dátiles etc, me chiflan!

Gloria Pomares dijo...

Gracias chicas! Normalmente tenemos en la cabeza la idea de que los frutos secos engordan mucho.
Pero si se toman con moderación y sustituyen a otros tentempiés menos saludables, son una muy buena elección.

La cocinereta dijo...

Que maravillosa idea! me ha encantado el cuento y la forma de introducir alimentos sanos en la dieta de los niños. un besazoooooooo